martes, 14 de julio de 2015

La lucha por la ética cuando juega al poder

La historia es así, desde cerca y desde lejos lo digo: un joven embelesado de poder escribe un memorando no oficial y lo reproduce, y no se sabe realmente dónde, entonces se bifurca.

Llega a la Prensa y antes o después el equipo de Ottón Solís –un ala de las dos del PAC- lo empuja por su poder mediático. Mermar a la juventud es mermar al progresismo del PAC, pero más aún es mermar a quienes fueron peones para este gobierno.

El gobierno, Luis Guillermo Solís, antes de cualquier reacción se protege en salud: censura el texto y luego separa a los jóvenes implicados.

La Prensa no perdona y hace eco de un texto filtrado que aún sin tener oficialidad de ninguna entidad del PAC, se le puede achacar al partido. Ni siquiera la Juventud Progresista acepta que fuera validado por el partido.

Es decir, se trata de una ingenuidad, perdón, una tontería de alguien que trasciende como oficial.

Ahora bien, ¿es la ingenuidad de una persona o un grupo de juventud de un partido lo que vale a un partido? Por supuesto que no. Pero la prensa necesita carne.

El dos de Telecable pone la repetición de unos programas de radio del día y Amelia me comprobó que la sangre vale más que le vino. Me confirmó que la Prensa necesita carne, pero además sangre. Es esta realidad.

Vuelvo al hilo: resulta que se confirman varias cosas casi surrealistas:
·         Kevin Casas en la Ortiga liberacionista habla de su memorando cargado de poder y miedo impulsado, juntitos lo dos, a la par de una estupidez de un mae de una fracción de la juventud del PAC. La politiquería de que no ortiga ya.
·         Amelia Rueda agarrándose del pelo, incluyendo una defensa inocente de un político inocente, para hacer el espectáculo.
·         Un joven de la juventud del PAC casi le gana el raiting a Chope. Eso quiere decir que:
·         En el PAC, la juventud  ha tenido tanto, pero tanto, poder, que nunca comprendió (Vershten) que nunca estaba sola, pero quiso estar sola.

Nada pasa en realidad: el fundador del partido enfrentado con los muchachos que le son adversos porque él nunca los respetó. Los muchachos usados por grupos ideológicos cuando lo único que quería, inicialmente, era servir… hasta que fueron grupos de poder.

Vamos concluyendo. El PAC es heterogéneo, es diverso (ecológica, sexual e ideológicamente) y finalmente es disímil entre sí. Pero además hace alianzas con sectores y partidos.

Que este partido presente una agarrada de moños no lo hace menos, lo hace avanzado. 

Incluso con el maestro de la ética, incluso con la maestra del acuerdo, incluso con tener un gobierno que hace muchas cosas bien, a pesar de la Prensa.

Hoy decía Kevin Casas que los partidos no representan a nadie. Me hubiera encantado estar ahí para decirle que es mucho más que eso: al rato él dijo que –en sus propias palabras- era inaudito que el PAC racional hiciera alianzas con un partido bolivariano, socialista, autoritario… En ese momento, Casas destruyó otra vez su casa, porque le puso bandera ideológica. Es decir, le dio validez a un partido. ¿Está claro?

Volvemos al principio: la inocentada del joven. Hoy compré una refrigeradora Atlas hecha en México, por Mabe. Hoy el ICE está anquilosado. La CCSS ahoga a los trabajadores independientes. El BNCR cobra por cada página impresa de un estado de cuenta a los viejos y William Hayden quiere otra vez la gerencia del BNCR.


La democracia permite esta diversidad. Al Estado costarricense lo hunde la corrupción, incluyendo por supuesto al joven que quiere el poder con el uso y abuso. Está bueno que se difunda, no es justo que se le etiquete al PAC por esto. Nos leemos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada